Boeing se covierte en la estrella de la inauguración del salón aeronáutico de París haciendo despegar a un 787 Dreamliner de Vietnam Airlines como un cohete

Primer golpe de efecto de Boeing en Le Bourget. El salón aeronáutico de París, el más importante del mundo, cumple 51 ediciones y reedita un año más el duelo entre el fabricante estadounidense y el europeo Airbus. Aunque el ganador se dirime en las cifras de negocio, el espectáculo está en la pista de despegue, que asegura buena parte de la cuota mediática. Consciente de ello, Boeing decidió presumir de la maniobrabilidad del 787 Dreamliner mostrando este lunes un despegue casi en vertical. Antes, para preparar el ambiente y generar expectación, la compañía con sede en Seattle (EE UU) había difundido un vídeo en Internet, al que pertenecen las imágenes de arriba. En la exhibición ya con público, el despegue provocó exclamaciones de los espectadores, informa France Presse. Y es que no todos los días se ve un avión comercial con 63 metros de largo y 60 de envergadura alar en una maniobra más propia de cohetes espaciales o de cazas militares. Para los más aprensivos a volar, no hay motivo de preocupación: los responsables de la compañía propietaria, Vietnam Airlines, han prometido que nunca la realizarán con pasajeros a bordo.

 

(Fuente noticia: http://elpais.com)