Héroux-Devtek se hace con una de las joyas del negocio aeronáutico español por 140 millones de euros.